× CONÓCENOS EVENTOS LIBRERÍA BLOG CALCULADORAS FORMACIÓN
Recomendaciones
Lo más importante para invertir con sentido común Howard Marks Libro del mes: Diciembre '18 Edición: Profit. 2013 Páginas: 250
                Una buena inversión requiere reflexionar profundamente sobre múltiples aspectos de manera simultánea. Por esta razón, Howard Marks escribió este libro sobre los factores decisivos a la hora de invertir.
                  Una filosofía de inversión es fruto del sufrimiento. No se puede desarrollar una filosofía de inversión sin haber vivido y sufrido las lecciones de la vida. Para Marks, “experiencia es lo que obtuviste cuando no conseguiste lo que querías”. Las lecciones más valiosas se aprenden en los momentos más difíciles. Porque un proceso de inversión tiene más de arte que de ciencia, y debe ser más intuitivo y adaptativo que fijo y mecánico. Para acertar al invertir, es indispensable partir de una estimación precisa y correcta del valor intrínseco del activo. El trabajo de un inversor es, una vez sabido esto, asumir riesgos inteligentemente a cambio de un beneficio. En la inversión, como en la vida, hay pocas certezas. Estas son dos de ellas: todo es cíclico; y las mejores oportunidades de inversión surgen cuando los demás olvidan que todo es cíclico. Para hacerlo mejor que el mercado y que otros inversores, se necesita sencillamente entender las cosas mejor que los demás. Y para entender las cosas mejor que los demás, hace falta tener un pensamiento más perspicaz… un pensamiento de segundo nivel. El pensamiento de primer nivel es simplista y superficial. El pensamiento de segundo nivel es profundo, complejo y enrevesado. La diferencia entre la cantidad de trabajo que hay que hacer para alcanzar el pensamiento de primer nivel y el de segundo nivel es enorme, y el número de personas que son capaces de alcanzar este último es, sin remedio, pequeño.
                 Los inversores cometen errores debido a su debilidad psicológica, a errores de análisis o por no ser lo suficientemente prudentes frente a la incertidumbre. Y esos errores crean de continuo oportunidades para los pensadores de segundo nivel que sean capaces de identificarlos y aprovecharlos. El reto para todo inversor es hacer el esfuerzo necesario hasta alcanzar un pensamiento de segundo nivel, más analítico, comprensivo y lúcido.                        

Compartir: Facebook | Twitter