× CONÓCENOS FORMACIÓN EVENTOS BLOG LIBRERÍA PUBLICACIONES SIMPATIZANTES
Óscar Vara Ene 25 · 19:00 Los mercados. Cómo surgen, cómo se desarrollan y cuál es su utilidad en nuestras sociedades
  Vídeo Evento           Presentación

Sinopsis y Ponente

“Creo en el buen juicio de los gestores de fondos, mis ahorros están bien protegidos…tendré un buen nivel de ingresos en mi jubilación para compensar las caídas de mi pensión pública”.

En su extraordinaria clase en Value School nos explica que todos somos mercado: los productores y los beneficiarios. La finalidad de los mercados consiste en planificar la previsión de los bienes y servicios que hay en la sociedad. John Maynard Keynes niega que la aparición del mercado haya sido de una forma autónoma.

Óscar Vara nos muestra unas diapositivas muy clarividentes en las que desarrolla todo el camino de su conferencia, en ellas expone: 

Los mercados sirven a propósitos diversos:

1ª Las acciones son actividades de las personas individuales y colectivas. Implican relaciones y procesos que tienen como objetivo la satisfacción de las necesidades, las subjetivamente sentidas por cada persona.

2ª Buscan mejorar las relaciones entre las personas.

3ª Los procesos son concatenados. La economía es “eso” que provee en cada instante del tiempo, la satisfacción en las actividades individuales y colectivas.

La acción de las personas en la economía es un asunto complejo. Conlleva unas interacciones sociales que comienzan por:

_ Las tradiciones  y las costumbres

_la centralización económica y la coerción.

Sociedades primitivas, aisladas que estudió Karl Polanyi y nos ha transmitido en muchos libros como “La gran transformación”  en culturas como los Yanomani el reparto de tareas se llevan a cabo  por tradición,  los intercambios de excedentes  incluso son alianzas con otras tribus.

Barry J. Kemps menciona en “El antiguo Egipto”: la expansión de los imperios antiguos se basa en la administración de los recursos desde un poder central. La movilización se hace a través de un sistema fiscal y de la existencia de un cuerpo burocrático.

El mercado existe en todas las sociedades desde el trueque, pasando por las sociedades centralizadas como un cambio en forma de bienes de lujo como la pecunia.

El mercado ha tenido éxito porque es un procedimiento que no necesita tutela, ni un poder. Es una actividad que cada individuo puede aprender por sí mismo, imitando, usándolo y satisfaciendo sus necesidades. El mercado es dinámico, imparable, se transmite su conocimiento, se invita a otros a heredarlo, es una clase “pública de Pedagogía”. Es una institución social, la pauta de comportamiento que adopta una sociedad para solucionar un problema. El mercado es liberador contra la coerción.

Un comienzo de especialización de los individuos en actividades muy concretas para conseguir dinero y con el tiempo excedente dedicarse  a pensar se consigue en los siglos XVII y ya que se incorporan más personas, la emergencia de las burguesías. Periodo mercantilista, la democratización de la intelectualidad poniendo las bases a la revolución industrial. El éxito se consigue en los siglos XVIII y XIX, con la aceleración de bienes y servicios, nace el capitalismo. A Marx le produjo miedo que consecuencias tendría todo esto. Así dice en “El Capital” que este proceso ha desatado las fuerzas más colosales y más masivas.

Con el mercado se descubren nuevos mundos, rediseñamos, redescubrimos el futuro, liberando los recursos se genera una interacción explosiva en términos sociales. Nos interrelacionamos las personas por la doble coincidencia de necesidades, para satisfacerla puede hacerse por la vía directa y por la indirecta. Se descubre el dinero, depende de un proceso espontáneo en el que se da cuenta de algún bien que es especialmente valorado (subjetivamente) por la comunidad a la que pertenece.

Cuando los intercambios se realizan en mercados utilizando el dinero como un intermediario aparecen los precios. Primer beneficio de la innovación tecnológica del dinero: se reducen los costes de transacción. El precio establece los términos que dos agentes económicos aceptan. Estos términos dependen de la situación concreta de una valoración de lo que desean, lo que esperan, lo que tienen esos dos agentes.

El mercado es el lugar donde nos beneficiamos y donde podemos beneficiar a los demás. Por ejemplo desde el momento que un bien subvalorado lo comenzamos a valorar más, es una acción positiva para la sociedad. Este dinamismo lleva a participar más gente en el mercado. El mercado nos dice que tenemos la capacidad de interrelacionarnos, se genera información.

Los mercados de ahorro son la posibilidad de que las personas que tienen excedentes de recursos se los transmitan a aquellas personas que tienen ideas brillantes para producir el futuro. Con esta interrelación surgen los tipos de interés que son precios que también informan acerca de cuál es el grado de espera de una sociedad para proveerse de los capitales necesarios para crear futuro. Los tipos de interés ordenan de forma espontánea estas actividades alargando o acortando.

El mercado pone en relación a las personas y las civiliza; descubre sus necesidades y cómo satisfacerlas; transmite el conocimiento que emerge de la evolución de la oferta, la demanda y los precios; ordena en el tiempo las actividades productivas gracias a los tipos de interés. La necesidad de un orden legal que favorezca  y satisfaga a un  mayor número de necesidades posibles, es que la propiedad privada se reconozca y esté protegida y por supuesto que exista seguridad jurídica acerca del cumplimento de los contratos. Que haya ausencia de coacción entre las partes, que puede incluir a la independencia respecto del intercambio.

El mercado es un mecanismo imprescindible para el progreso de las sociedades modernas.