Ahorro e inversión
Básico

Ahorro e inversión: austeridad

Sin austeridad no hay ahorro. Austeridad es rehusar lo innecesario, porque lo innecesario nada significa. Consiste sencillamente en evitar emplear el dinero en lo que no necesitamos, para que nunca falte para lo necesario.

Sin austeridad no hay ahorro. Austeridad es rehusar lo innecesario, porque lo innecesario nada significa. Consiste sencillamente en evitar emplear el dinero en lo que no necesitamos, para que nunca falte para lo necesario.

Los reclamos y las tentaciones del mundo son constantes, y no es sencillo evitarlos. Es preciso contar con alternativas sólidas al consumo como satisfacción inmediata, fácil y fugaz, como forma de entretenimiento y como huida del tedio. Para evitar las tentaciones, es preciso construir una vida hacia dentro, donde nuestro tiempo esté lleno de trabajo gustoso, afectos verdaderos y ocio sutil.

Es preciso tratar el dinero como lo que es: no como un fin, sino como un medio para procurarnos una vida digna y suficiente en lo material. El ahorro no debería vivirse como un sacrificio. Se trataría, más bien, de ordenar nuestra rutina con cierta disciplina y definir con rigor nuestras prioridades, para que el ahorro nazca y crezca de manera natural como consecuencia de nuestra forma de vida diaria. Lo decisivo no es lo que se gana, sino lo que se gasta. Y se trata de adecuar, a la antigua, la vida a los ingresos, no los ingresos a la vida

El ahorro es fruto de la austeridad y supone una fuente básica de independencia personal. Se trata, además, del impulsor más potente y eficaz de la inversión y de la riqueza de un país, y constituye el dato más elocuente para adivinar el futuro económico de una sociedad.

 

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados

Sigue leyendo más entradas similares en nuestro blog.

Alto

Una valoración para cada valorador

Medio

Value y growth ¿Conoces las diferencias?

Alto

Valoración de proyectos de criptomonedas

Alto

Valorando, que es gerundio

Se suele entender muy bien la parte de que debemos invertir siempre por debajo del valor intrínseco y no al revés. Más difícil es que se entienda a la primera lo que supone ese concepto de margen de seguridad, cómo se alcanza y lo que sucede (lo que te sucede a ti, inversor) cuando el mercado no muestra la más mínima deferencia por ti, que acabas de meter tu buen dinero en esa empresa.

Medio

El nuevo Occidente. ¿Una realidad sin raíces?

Anterior
Siguiente
Mini Cart 0

No tienes productos en tu carrito