Ahorro e inversión
Medio

​​Economía de la longevidad. Planificación financiera para vidas más largas​

Vivir vidas más largas es uno de los regalos más valiosos que ha recibido la humanidad, pero también uno de los mayores retos.

La longevidad es una macrotendencia ya reconocida y estudiada por organismos mundiales como el World Economic Forum o la Organización Mundial de la Salud.

En la actualidad, y debido a la convergencia de dos realidades demográficas (por un lado, la mayor esperanza de vida y, por otro, tasas de natalidad que no paran de caer, incluso en países en vías de desarrollo) la sociedad está abocada a un envejecimiento inexorable. Esta cuestión se aborda en detalle en el libro Una longevidad con sentido. Salud, patrimonio y relaciones (Verssus Libros, 2022).

Economía de la longevidad

El envejecimiento poblacional es una realidad que está afectando a la economía global.

La economía es un factor crítico para poder financiar vidas mucho más largas, mucho más de lo que incluso imaginamos. El World Economic Forum acaba de publicar un informe en el que se analizan los principios de la economía de la longevidad y se plantean líneas de acción para ser abordadas de forma individual, organizacional, gubernamental, o desde la sociedad civil. El propósito de estos principios es construir una mayor estabilidad financiera para una vida más longeva en la que financiar los años extra de vida no sea un privilegio para unos pocos, sino una realidad para todos.

 

Principios de la economía de la longevidad

1. Asegurar la estabilidad financiera ante eventos clave de la vida

Situación actual: 

  • Casi el 40 % de las personas en el mundo enfrenta inestabilidad financiera debido a interrupciones de carrera no planificadas, pausas en la carrera profesional, enfermedades o jubilaciones inesperadas.
  • El 50 % de la población mundial se quedaría sin ahorros en un mes si sufriera una disminución en sus ingresos, y el 28 % en una semana.
  • El 41 % de las personas tiene dificultad para conseguir dinero extra de emergencia en el plazo de un mes y el 65 % siente preocupación por no poder llegar a fin de mes. 
  • También, el 41 % de los trabajadores reconocen que sus dificultades financieras impactan negativamente en su productividad.

 

El aumento de la esperanza de vida favorece una vida de múltiples etapas y transiciones, más compleja de gestionar, que unida a un contexto altamente cambiante e inestable provoca que los eventos vitales que hasta ahora se consideraban convencionales cedan su lugar a otros, marcados por permanentes transformaciones y transiciones.

Una de las mayores preocupaciones, más allá de las mencionadas, es sobrevivir a los ahorros. Nadie sabe cuántos años de vida adicional le quedan a partir de la jubilación. Por ello en la planificación financiera vital se debe incorporar el llamado «riesgo de longevidad» en sustitución del «riesgo de mortalidad». Factores como estilo de vida saludable, ahorros personales para la jubilación, previsión de cuidados de larga duración y extensión de la etapa laboral activa, son algunas de las cuestiones que deben tenerse en cuenta.

2. Proporcionar acceso universal a educación financiera

Situación actual:

  • El 33 % de la población mundial considera que posee conocimientos financieros suficientes. 
  • El 42 % de las personas sufre preocupaciones por cubrir sus gastos diarios, y el 37 % apenas logra sobrevivir financieramente.
  • El 60 % de los trabajadores se siente más comprometidos con su empleador si éste le ofrece programas que le ayudan a entender sus necesidades financieras.

 

Este es, probablemente, uno de los aspectos más relevantes de la economía de la longevidad, ya que, si las personas no tienen una buena educación financiera, no contarán con las herramientas básicas para gestionarse de forma autónoma ni podrán tomar decisiones correctas a lo largo de su larga vida. Entender conceptos básicos como gestión del dinero, planificación financiera, nociones de ahorro e inversión, seguros, presupuesto y deuda se vuelve prioritario desde edades tempranas para hacer frente a una expectativa de vida mayor a la imaginada.

3. Priorizar el envejecimiento saludable como base para la economía de la longevidad

Situación actual:

  • Cerca del 20 % de la vida se vivirá con enfermedades.
  • El 80 % de los adultos en países en desarrollo están preocupados por el costo de los gastos médicos.

 

Vivir más años no siempre viene acompañado de un buen estado de salud, por lo que procurar retrasar o evitar el surgimiento de enfermedades, sobre todo de tipo crónico, y accidentes (especialmente caídas) se convierte en un aspecto fundamental de la economía de la longevidad debido al impacto financiero que supone el gasto en médicos, medicinas, intervenciones, tratamientos, cuidados, dependencia, etc. El foco debe ponerse en la prevención y el autocuidado, como mejor estrategia de gestión de la salud.

Las personas no deberían sentirse solas en el cuidado de la salud, sino arropadas y protegidas por el entorno laboral, gubernamental y la sociedad civil, pero la forma más económica y efectiva de cuidar la salud está al alcance de casi todos. Está probado que, manteniendo un número pequeño de hábitos saludables se puede gozar de buena salud. Algunos ejemplos son: mantener una dieta variada y equilibrada, realizar ejercicio frecuente, descansar adecuadamente, no fumar, beber con moderación y mantener relaciones sociales relevantes.

4. Evolucionar los empleos y el desarrollo de habilidades a lo largo de la vida para promover una fuerza laboral multigeneracional

Situación actual:

  • Hasta el 25 % de las personas de 55 años y más desea trabajar en la vejez, pero se enfrenta a barreras para encontrar oportunidades.

 

Desde el punto de vista financiero, la garantía en la generación de ingresos reduce los riesgos de necesidad y pobreza, pero cuando hablamos de la economía de la longevidad, existe un reto mayor que reside en la falta de oportunidades que sufren los trabajadores mayores, que son expulsados por el sistema por más que deseen seguir trabajando.

Esto se da, paradójicamente, en un momento donde cada vez hay más falta de talento y las empresas tienen dificultades para reclutar trabajadores cualificados por la disminución progresiva e imparable de personas en edad de trabajar.

Cada vez habrá más personas inactivas frente a población activa, y esto es insostenible para la economía mundial.

La formación continua y la actualización permanente deberían ser habituales para las personas y para las empresas, y ser apoyadas o promovidas por el gobierno y las organizaciones.

5. Diseñar sistemas y entornos para la conexión social y el propósito

Situación actual:

  • En Japón, una de las sociedades más longevas del mundo, las personas que declaran tener un ikigai (propósito de vida) tienen un 31 % menos de riesgo de desarrollar una discapacidad funcional y un 36 % menos de desarrollar demencia.
  • La soledad y el aislamiento social incrementan un 50 % la posibilidad de desarrollar demencia y aumentan considerablemente el riesgo de muerte prematura.

 

Aunque parezca que no tiene demasiada relación con la economía, el aspecto social es fundamental en la economía de la longevidad. Son numerosos los estudios que han podido comprobar científicamente la correlación entre soledad y enfermedad. Las personas que se sienten solas o están aisladas, tienden a descuidarse físicamente y son más propensas al desarrollo de enfermedades mentales como la ansiedad y la depresión.

Fomentar la conexión intergeneracional en la familia, la comunidad y los entornos laborales ayuda a prevenir enfermedades y a reducir las bajas laborales y las enfermedades, con su consecuente impacto en las finanzas.

 

La soledad ya es considerada una pandemia moderna y hay que luchar contra ella, a la vez que contra el edadismo, ya que son las personas mayores las que más sufren esta doble discriminación que las aísla de la sociedad y puede llegar a conducirlas a la pobreza.

6. Abordar las desigualdades de longevidad, incluyendo diferencias de género, raza y clase

Situación actual:

  • Las mujeres mayores de 65 años reciben, de media, un 26 % menos de pensión por jubilación. 
  • Los norteamericanos mayores de 65 años de raza negra o hispana son más susceptibles de ser pobres, frente a los de raza blanca.
  • Dentro de un mismo país, hay situaciones de desigualdad en la esperanza de vida en función al nivel de ingresos de los ciudadanos.

 

La diferencia en la esperanza de vida según el nivel de ingresos puede llegar a ser hasta de treinta años. Las mujeres siguen ganando menos dinero que los hombres debido a trabajos más precarios, menos horas trabajadas y trabajos no remunerados, especialmente los relacionados con los cuidados de niños y de personas mayores. Luchar contra estas inequidades de tipo social y económico es un deber generalizado para que la longevidad pueda ser disfrutada de forma plena por todos los seres humanos.

 

Conclusión

La economía de la longevidad es una nueva forma de plantear y entender la economía y se enfrenta a retos particulares que provienen de la mayor esperanza de vida, de la disminución de la natalidad, de los entornos altamente cambiantes y de la desigualdad.

Comenzar por la educación financiera para la toma consciente de decisiones es sólo el primer paso. Para conseguir alcanzar una longevidad universal hay que tener en cuenta, además, otros aspectos como la salud, el trabajo, la conexión social y la igualdad.

 

Foto de Pixabay

Compartir:

Artículos relacionados

Sigue leyendo más entradas similares en nuestro blog.

Medio

¿Ha valido la pena indexarse al IBEX-35?

Medio

Cómo elegir un plan de pensiones: subyacente ilíquido y reducción de costes

Medio

La vivienda en España: ¿deuda buena o deuda mala?

Medio

El asesoramiento en el ahorro personal a lo largo de la vida

Medio

Expropiación de planes de pensiones privados. Los casos de Argentina, Polonia y Portugal

Anterior
Siguiente

Suscríbete

Puedes ejercer tus derechos en lo relativo a la protección de tus datos escribiéndonos a protecciondedatosvalueschool@valueschool.es.

Política de Privacidad

Suscríbete

Información

Value School pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

Más información en la web corporativa del grupo Santa Comba:
www.santacombagestion.com

Contacto

Paseo de la Castellana 53, planta 2, 28046 Madrid
info@valueschool.es

0
0
Tu Pedido
Su pedido esta vacioVolver a la tienda

Solicita información

Solicita información

    Solicita información

      Solicita información