​​A la hora de invertir en coleccionismo, lo mejor son las monedas​

En esta bitácora se me ha dado varias veces la oportunidad de escribir sobre las inversiones numismáticas. Siempre subrayo que la numismática puede ser un buen vehículo para refugiar un capital, pero quizá no tan bueno si se busca ganar dinero «batiendo a los índices». En este sentido, no recomendaría a nadie que se aproximase […]

¿Qué es un activo financiero?

Un activo financiero es un instrumento financiero sin valor físico que permite sacar rentabilidad a nuestros ahorros. Por lo general, intervienen dos actores principales, el comprador o inversor, que puede ser una persona física o jurídica, y el vendedor, que suelen ser entidades bancarias, empresas o gobiernos. Cuando se trata de invertir, es importante tener […]

¿Cuál es el mejor activo defensivo para nuestra cartera?

Si algo nos ha enseñado el año 2022 es que las correlaciones entre activos no son estáticas y que la descorrelación que se daba por hecho en la industria entre renta variable y renta fija no siempre sucede. Realmente, habría bastado echar un vistazo a la historia para comprobarlo. Pero, claro, hacía 30 años o […]

¿Cómo le explicarías Bitcoin a tu abuela en 15 segundos?

Hace dos meses un amigo me dijo tomando un café: «Todo esto está muy bien, ¿pero cómo le explicarías Bitcoin a mi abuela de manera sencilla?». Desde entonces le he estado dando vueltas y he de confesar que todavía no he conseguido presentar Bitcoin a alguien en menos de una hora. Sin embargo, lo que […]

Qué debes tener en cuenta para invertir en plata física

Hace unos meses publiqué en esta misma bitácora un artículo en el que hablaba de la adquisición de oro físico como activo dentro de una cartera permanente. Recomiendo leer esa entrada antes de esta, que es su secuela natural: qué tener en cuenta a la hora de adquirir plata física. Las características de la plata […]

En búsqueda del escudo contra la inflación

Bien sea de demanda o bien sea de oferta, bien sea temporal (18-24 meses, dicen ahora los bancos centrales) o bien sea permanente (más de 3 años), parece que vamos a convivir con un entorno distinto al de los últimos años: tipos al alza e inflación de precios de consumo. Abróchense los cinturones. Está claro […]