× CONÓCENOS EVENTOS LIBRERÍA BLOG CALCULADORAS FORMACIÓN
Vadevalor Nov 05 · 5 minutos ¿Cómo elegir tu fondo de inversión? La teoría de los mercados eficientes dice que toda la información sobre las empresas ya se refleja en los precios de las acciones por lo que analizar las empresas es inútil. Sin embargo, esta teoría no se cumple en la realidad.

            La teoría de los mercados eficientes dice que toda la información sobre las empresas ya se refleja en los precios de las acciones por lo que analizar las empresas es inútil. Sin embargo, esta teoría no se cumple en la realidad. En el mercado hay empresas que no están bien valoradas, entre otros motivos, porque la mayoría de los ahorradores invierte en los fondos de las entidades con mayor capacidad de distribución y no en los fondos de los gestores que mejor han analizado y valorado las empresas en el pasado.

            Precisamente, en Vadevalor mostramos información sobre estos gestores, que han obtenido resultados extraordinarios, y les hemos otorgado el sello Vadevalor, que es la mejor referencia para elegir dónde invertir los ahorros.

            Para elegir bien tu fondo de inversión, en Vadevalor consideramos necesario tener claras tres ideas:

1.       Es importante comparar entre los resultados de todos los gestores y no invertir simplemente en el fondo que te recomiende tu entidad financiera.

2.       Consideramos muy importante poner el foco en el gestor y no únicamente en el nombre del fondo.

3.       Para el largo plazo (más de cinco años), nos parece que la renta variable es más atractiva que la renta fija.

 

1.       Comparar entre los resultados de todos los gestores

            Una entidad financiera solo te va a ofrecer sus productos, independientemente de los resultados históricos.

            El objetivo de un fondo de inversión activo debe ser obtener rentabilidades superiores a las de la media del mercado, ya que para obtener la rentabilidad media del mercado ya están los fondos pasivos que cobran bajas comisiones. Sin embargo, una gran parte de fondos se venden como fondos activos, cobrando elevadas comisiones, pero realmente replican la rentabilidad del mercado (el 42% de los fondos de renta variable en España según el estudio “Active Fund Management: International Evidence”).

            Vemos como los fondos de las grandes entidades no se han caracterizado por sus buenos resultados. Hasta junio de 2018, la rentabilidad media de los once fondos de renta variable ibérica de las cinco entidades españolas que cuentan con diez años de historial con mayor patrimonio gestionado (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell y Bankia) ha sido del 1% anual (excluyendo los fondos de pequeñas compañías que consideramos que deben tener su propio índice) frente al 3% anual del IGBMT (índice General de la Bolsa de Madrid con dividendos). Ni un solo fondo de estas cinco entidades en la categoría de renta variable europea ha superado la rentabilidad del MSCI Europe con dividendos (también excluyendo los fondos de pequeñas compañías, la rentabilidad media de los doce fondos que cuentan con diez años de historial ha sido del 2,3% anual frente al 5,5% anual del MSCI Europe con dividendos). En cuanto a los fondos de renta fija, vemos resultados similares, la rentabilidad media de los fondos de renta fija de estas cinco grandes instituciones con más de diez años de rentabilidad histórica ha sido del 1,9% frente a rentabilidades entre el 3,8% y el 4,8% de los principales índices de renta fija como son el Bloomberg Barclays Euro Total Return Value Unhedged, el Bloomberg Barclays Euro Aggregate Corporate Total Return Index Value Unhedged EU o el Bloomberg Barclays Globa-Aggregate Total Return Index Value Hedged. Los resultados que han obtenido en sus fondos mixtos se han quedado incluso más rezagados de los índices al aplicar elevadas comisiones y diversificar extremadamente sus carteras, incluyendo en muchas ocasiones incluso fondos de inversión pasivos.

            A pesar de estos resultados, según Inverco, estas cinco entidades más grandes controlan el 62% de los más de 110.000 millones de euros invertidos en planes de pensiones comercializados en España, y más de un 40% de todos los vehículos de inversión que se comercializan en nuestro país. La mayoría de la gente no se fija en los resultados pasados de los profesionales que gestionan su dinero.

            Eligiendo el fondo de inversión entre los gestores que han obtenido resultados extraordinarios, el ahorrador se garantiza que su patrimonio está gestionado por profesionales que tratan de obtener resultados diferentes a los del mercado y realmente son activos.

            En Vadevalor, facilitamos esa tarea otorgando el sello Vadevalor a aquellos gestores que han superado a sus índices de referencia. Se puede descargar de forma gratuita en nuestra página web, nuestro informe de gestores y la tabla de sus rentabilidades.

2.       El foco en el gestor

            El gestor es la persona que toma la última decisión sobre si invertir o no en las empresas. Se pasa semanas obteniendo información relevante sobre cada empresa, tiene el contacto con los directivos de las empresas y va a acumulando conocimiento sobre cientos de empresas y sectores diferentes. Es importante darse cuenta de que un gestor no trabaja siempre en la misma entidad, al contrario, con frecuencia los profesionales cambian de gestora. Por eso, en muchas ocasiones las calificaciones tradicionales de fondos no reflejan lo bueno o malo que es el gestor.

            Por ejemplo, solo 4 de los 20 gestores que mejores resultados han obtenido frente al índice a 10 años tienen 5 estrellas Morningstar.

            Nos parece fundamental seguir los movimientos de los gestores, conocer su formación, sus resultados históricos y su forma de pensar. Podemos ver entrevistas de casi todos por Internet y seguir sus cartas trimestrales.  También es importante ver si son dueños de sus entidades o tienen su propio dinero invertido en los fondos.

3.       Para el largo plazo, la renta variable es más atractiva

            La renta variable nos parece la mejor alternativa para mantener nuestro poder adquisitivo y aumentarlo a largo plazo. Al invertir en renta variable, eres propietario de empresas, y los buenos negocios son capaces de subir los precios de sus productos y servicios cuando hay subidas generalizadas de precio.

            Cuando una empresa emite un bono tradicional, recibe una cantidad X de los inversores en el momento de la emisión (t0), paga un interés fijo y devuelve la cantidad X en la fecha que se determine (t1), independientemente de que con X€ se puedan comprar muchos menos productos y servicios en el periodo t1 que en el momento de la emisión del bono.  Por ello decimos que, en general, el riesgo a perder poder adquisitivo es mayor con la renta fija. Más aún en el entorno actual en el que la mayoría de las empresas están pagando intereses extraordinariamente bajos a los inversores. Consideramos que el mercado de renta fija también es ineficiente y en ocasiones hay oportunidades atractivas pero, por los motivos mencionados, en general la renta variable nos parece más atractiva.

            Desde hace más de 100 años, como mostró el profesor Siegel en su libro, la rentabilidad real (descontando la inflación), de invertir en los principales mercados de renta variable ha sido de en torno al 6,5% anual, explicada por los dividendos recibidos y por los incrementos en los beneficios por acción de las empresas. Esta rentabilidad histórica está en línea con lo que hemos visto durante los últimos 15 años en los principales mercados de renta variable. Seguimos viendo buenas oportunidades de inversión y las valoraciones actuales del mercado en su conjunto no están muy alejadas de los niveles medios históricos.

            Para llegar a la perfección, podríamos añadir un cuarto punto, que es conocer bien las principales inversiones del gestor y estar en contacto con él. Eso no es posible para la mayoría de inversores, pero simplemente teniendo muy en cuenta los tres primeros puntos ya se obtienen mejores resultados que la mayoría de inversores.

            Al invertir en un fondo de renta variable es fundamental tener en cuenta:

a)       Solo se debe invertir el dinero que no se vaya a necesitar durante al menos 5 años. Recordemos que los precios son fijados por muchísimos inversores que deciden comprar o vender activos. En algún momento volveremos a ver periodos de pánico en los que todas las acciones puedan llegar a caer un 50% en poco tiempo como ya ha ocurrido algunas ocasiones. Es importante entender que un gestor que es capaz de valorar bien las empresas se beneficia de esta volatilidad

            Por poner un ejemplo muy sencillo, imaginemos que compramos acciones un negocio muy estable, que lleva generando los mismos beneficios durante muchos años, vale 100 millones de euros y paga en dividendos todo lo que obtiene de beneficios, 10 millones de euros. El mercado puede entrar en pánico y valorar la empresa a la mitad, a 50 millones de euros. Aunque esa caída afecte al valor liquidativo del fondo, el gestor podrá estar tranquilo sabiendo que la empresa sigue generando el mismo dinero. El precio se acabará ajustando y volverá a subir por dos motivos: 1) la rentabilidad para un inversor que invierta tras las caídas sería muy elevada y atractiva, pagando 50 millones de euros por una empresa que genera 10 millones de euros y 2) como dice Howard Marks, el mercado funciona como un péndulo, con sus fases de pesimismo y euforia… Nunca mantiene valoraciones deprimidas para siempre.

            El inversor debe saber que se expone a esta volatilidad cuando invierte en renta variable.

b)      Los resultados de los gestores hay que valorarlos a largo plazo, a más de cinco años. Según un estudio de Davis Advisors, de los 160 gestores de fondos de gran capitalización que mejores resultados habían obtenido desde 1998 hasta el 2007, el 98% tuvieron resultados peores que la media en algún periodo de tres años. Si se confía en un gestor, hay que hacerlo durante al menos cinco años. Por supuesto, si han pasado muchos años y los resultados no son buenos, el gestor se habrá equivocado demasiadas veces.

            Si cada vez más gente tiene en cuenta las tres sencillas ideas mencionadas, el sector de la gestión de activos en España cambiará radicalmente, para el beneficio de los partícipes de los fondos de inversión. 

 



Temas relacionados

Valora y comparte la publicación.
Dando “values” a este post nos muestras qué artículos te gustan realmente
1
0

Comentarios