× CONÓCENOS FORMACIÓN EVENTOS BLOG LIBRERÍA PUBLICACIONES SIMPATIZANTES
Jordi García Lorenzo · dinerobolsa.com 22 Ene '20 · 6 minutos Ahorro e inversión para millennials 7 consejos de oro para todos los jóvenes que empiezan a gestionar su dinero, su carrera profesional y su futuro financiero.

“Alguien se sienta en la sombra de un árbol hoy porque alguien plantó un árbol tiempo atrás.” Warren Buffett


Tus 20’s son la mejor oportunidad para desarrollar una sólida base financiera al tener más tiempo y energía para aprender.

No hay necesidad de aumentar nuestro estilo de vida conforme aumenten nuestros ingresos. Es mejor vivir de una forma simple, frugal y financieramente contenida. No endeudarnos. Y sobre todo comprar activos que nos permitan vivir más cómodamente de los 30 hasta el resto de nuestra vida. Gastar el dinero con conciencia, disfrutar de experiencias enriquecedoras y pensar en nuestro futuro planificando nuestras finanzas. Hacerlo anticipadamente hará que partas con mucha ventaja.


Céntrate en aumentar tus ingresos, no en elegir la mejor inversión

Al principio, cuando empiezas a rentabilizar tus primeros ahorros, la pregunta “dónde invertir” no es la más importante. Si inviertes poca cantidad de dinero, los ingresos extra en el largo plazo de haber elegido una mejor inversión apenas se notarán. No te obsesiones buscando la mejor inversión al principio. Te quitarán un valioso tiempo y dejarás de ver el big picture de las finanzas personales. Con esta guía de inversión te sobra.

En vez de eso, centra tus esfuerzos en convertirte en una máquina generadora de ingresos. Eso será lo que marque la diferencia con el tiempo. Capitaliza tus conocimientos. Desarrolla skills escasas y valiosas para posteriormente monetizarlas en el mercado. Crece profesionalmente. Busca fuentes de ingresos alternativas. Arriesga. El conformismo te matará lentamente sino mueves el culo. Aspira siempre a más, pero disfrutando del proceso en todo momento.


No te obsesiones buscando tu pasión


“Si quieres empezar a amar lo que haces, abandona la mentalidad de encontrar tu pasión (¿qué puede el mundo ofrecerme?) y adopta la mentalidad de un artesano (¿qué puedo ofrecer yo al mundo?).” Carl Newport


Olvida la mentalidad de encontrar tu pasión. Su trasfondo es muy egoísta. Queda fantásticamente en una taza de Mr.Wonderful o en un post de Instagram, pero es poco aplicable a la vida real. El mundo no tiene nada que ofrecerte. Tú tienes algo que ofrecer al mundo.

Disfrutarás haciendo las cosas a las que les dediques más tiempo y esfuerzo. Cosas en las que desarrolles una habilidad única, seas auténtico, seas valorado por tu trabajo, tengas autonomía y siempre tengas oportunidades de mejorar. La pasión no se busca, se crea al igual que un artesano esculpe una escultura. Dale la forma que deseas a la escultura de tu futuro profesional. Tú eliges la forma.

André Agassi, uno de los tenistas más grandes de la historia, odiaba jugar al tenis. García Paramés, el mayor gestor de fondos europeo, no sabía ni que quería ser gestor cuando acabó la carrera. Jirō Ono, el mejor chef de sushi del mundo, odiaba cocinar en sus primeros años. ¿Notas un factor común? Tu pasión no importa. Importan tus esfuerzos. Los cuales con el tiempo se convertirán en algo que acabes amando hacer.


Mantén tu nivel de vida fijo


«La gente que vive muy por debajo de sus posibilidades disfruta de un tipo de libertad con el que la gente ocupada en mejorar su estilo de vida ni siquiera puede soñar.» Naval Ravikant           


Normalmente cuando la gente aumenta sus ingresos, lo primero que hace es aumentar sus gastos. Ingresos y gastos suelen ir erróneamente de la mano para la mayoría. Esto es un grave error financiero, ya que estarás dilapidando todas las posibilidades de enriquecimiento futuro.

Aunque aumentes tus ingresos, mantén tu estilo de vida fijo. Recuerda el fenómeno de la adaptación al hedonismo. Gastar más solo te dará una felicidad momentánea y efímera. Al cabo de poco tiempo volverás a tus niveles estándar. Al aumentar tu tasa de ahorro gastando lo mismo y ganando más, comprarás tu libertad financiera mucho antes.


Prioriza la inversión en educación


“En toda mi vida, no he conocido gente sabia que no leyera todo el tiempo — ninguna, cero. Te sorprendería lo mucho que lee Warren y lo mucho que leo yo. Mis hijos se ríen de mí. Creen que soy un libro con un par de piernas que sobresalen.» Charlie Munger


La formación en nosotros mismos da los mayores retornos en la vida. Nosotros somos la mejor inversión. El conocimiento capitaliza en tu mente como el interés compuesto con tus ahorros. Dale tiempo y hará verdaderas maravillas.

Desconecta de la tecnología y lee. ¿Sabías que en Sillicon Valley utilizan técnicas de los casinos de Las Vegas para robar tu tiempo y mantenerte atrapado? Controlan a su antojo tus niveles de dopamina para hacer que consumas más, haciéndote sentir un desdichado. Utiliza tu smartphone inteligentemente y reserva como mínimo 30 minutos al día para una lectura reflexiva, pausada y enriquecedora. En apenas unos años estarás en el top 10% de tu generación. Pero lo que es más importante: te desarrollarás íntegramente como persona y crecerás en todos los sentidos.


Gasta en experiencias, en vez de en posesiones

El dinero es un medio, no un fin. No se trata de morir siendo el más rico del cementerio, ni de perderte momentos mágicos mientras vivas por miedo a gastar de más.

He conocido a gente que tiene el último móvil de Apple, pero luego no tiene dinero para hacer un viaje con sus amigos. ¿Pillas el símil? Busca el equilibrio entre gastar hoy y disfrutar mañana. No escatimes en experiencias que te enriquezcan como persona, siempre que la razón principal de gastar no sea la de aparentar, proyectar tu estatus o expandir tu ego.

Las posesiones materiales son como una droga. Al principio te darán un chute de bienestar y satisfacción, pero al poco tiempo necesitarás poseer más para sentir lo mismo. Entender esto lo antes posible te ahorrará miles de euros. Además, hará que disfrutes de verdad gastando (o invirtiendo) otros cuantos miles. No es un mal trade-off, ¿verdad?


Invierte en fondos indexados lo antes posible y periódicamente

Nada más empezar a ahorrar e invertir no te compliques. Elige la inversión indexada, aportaciones mensuales y largo plazo. Invierte dinero que no necesites, crea previamente un colchón para evitar tocarlo. Invierte indefinidamente, sin un horizonte temporal preestablecido. El dinero que inviertas es sagrado. Es un templo cuyos cimientos necesitan décadas para levantarse. No lo retires cuando la capitalización compuesta empiece a hacer sus maravillas. Deposítalo en una caja fuerte emocional y jamás vendas por haberte dejado llevar por tus emociones.

¿Por qué inversión pasiva? Da los mayores retornos en el largo pazo con las comisiones más ajustadas. Basa el core de tu estrategia inversora aquí, indistintamente si cuando consigas aumentar tus ingresos decides invertir en fondos de gestión activa, elegir acciones individualmente o escoger otro producto financiero (opciones también muy interesantes).


Sé paciente

Mi mayor debilidad y la de la mayoría de los millennials. Nos hemos criado en la era de la gratificación instantánea. Queremos resultados y los queremos ya. La paciencia, la perseverancia y la disciplina para construir un castillo ladrillo a ladrillo no están entre nuestros puntos fuertes. Admitámoslo.

Desde pequeños lo hemos tenido prácticamente todo con sólo decirlo y estirar la mano. Hemos vivido en una época de bonanza con la que nuestros abuelos ni si quiera podían soñar. Pero, como diría Michael Hopf: “Hard times create strong men. Strong men create good times. Good times create weak men. And, weak men create hard times.” Y ahora vivimos en muy buenos tiempos.

Infravaloramos lo que podemos conseguir en el largo plazo y sobrevaloramos lo que podemos conseguir en el corto. Recuérdalo. Roma no se hizo en un día. Pero Hiroshima sí que se destruyó en una jornada. Ármate de paciencia para ahorrar todos los meses, porque el camino va a ser muy largo. En el próximo mes puede que no consigas nada, pero en los próximos cinco años puede que tu vida cambie radicalmente. Y ya no hablo de los próximos diez, veinte o treinta años…




Photo by Louis Hansel on Unsplash



Temas relacionados

Valora y comparte la publicación.
Dando “values” a este post nos muestras qué artículos te gustan realmente
3
1

Comentarios



Jorge
un gran articulo con grandes verdades.
1