Inversión en valor
Básico

Commodities: un campo fértil para el value

¿Qué es el value investing? Para mí siempre ha sido comprar algo por menos de lo que vale.

¿Qué es el value investing? Para mí siempre ha sido comprar algo por menos de lo que vale, así que tanto Facebook, Google, una naviera, Nestlé o una industrial de maquinaria pueden encajar en esta definición, que es muy amplia (y es como yo lo veo). Obviamente, los estadounidenses diferirían con sus cuadrantes de Big/Small, Growth/Value….

En todo caso, si se piensa en un value clásico de buscar valor oculto, indagar en las cuentas o aprovechar alguna ineficiencia, posiblemente las commodities (mining, Oil & Gas…) sean de los campos más fértiles para buscar, especialmente en un entorno como el actual de valoraciones más exigentes. Hablaba el otro día con mi socio Paco de cómo quitando small caps, commodities y negocios olvidados la mayoría de las cosas parecen en precio o exigentes (ciertos segmentos muy caros, obviamente). De hecho, he visto el último año muchos negocios buenos que simplemente por pasar a ser conocidos aumentaban de múltiplo con el consecuente rerate de la acción.

 

 

¿Motivos por los que digo que las commodities son un campo fértil? Bueno, para empezar, suele haber siempre muchas ineficiencias por asimetrías de información y barreras de entrada. Para analizar estas empresas hacen falta muchos conocimientos técnicos, conocer a mucha gente, hablar con directivos, tener un cierto know-how de cómo funcionan u operan… Imaginemos el típico caso de una empresa con un proyecto minero en fase de desarrollo. No tiene ingresos ni todavía han sacado un estudio de viabilidad que diga cuánto puede valer el activo. ¿Cómo valorarlo? Con buen ojo y mucha experiencia, trata de imaginarlo tú teniendo en cuenta que igual solo sabes que hay 15 millones de toneladas de roca con un grado del 3 % de cobre. Obviamente, no es algo que todos puedan hacer. Me ha pasado muchas veces como con Adriatic Metals, que capitaliza menos de 100M y todos en Twitter hacíamos números y nos daba 800M de valor del proyecto. Cuando publicaron el Scoping study (primer estudio de viabilidad que se hace) sacaron cifras cercanas a las nuestras y la acción comenzó un rerate de 0,9 a 1,7 en poco tiempo.

 

También suele ser un sector duro y malo en que, cuando vienen mal dadas, las caídas en Bolsa suelen ser espectaculares, por lo que nunca se gana el favor del público (y si lo hace es en pico absoluto). Esto, junto a lo intensivo en capital que es el negocio y a que los activos se terminan, suele favorecer que tengan múltiplos bajos. En esos momentos cuando nadie los quiere, puede haber descuentos enormes, como pasó en marzo de 2020. Es perfectamente factible comprar un activo donde se hayan invertido ya miles de millones por menos de esa inversión realizada, como fue el caso de Champion Iron Ore. Llevan años comprando y construyendo minas de hierro en Canadá, también han pagado cientos de millones por algo donde el anterior dueño metió 1.2b en construir un puerto y líneas de tren para luego abandonarlo con los bajos precios hace unos años. La acción cuenta bien esta historia.

 

A veces son odiados a muerte, como el carbón. Nadie en su sano juicio querría invertir en carbón con toda la presión ambiental que hay ahora y la tabarra diaria que dan con el ESG…. ¿o sí? La realidad es que parte del carbón se utiliza como carbón metalúrgico para hacer acero, cuya producción mundial no deja de crecer, pero estas carboneras están desprestigiadas igualmente. Según analistas, Arch Coal puede generar hasta el 40 % del EV en 2022 con los precios spot de carbón metalúrgico actuales. Hay productores de carbón térmico que también están muy baratos y cuyo precio no tiene sentido. A pesar de lo que se piensa, el carbón va a estar mucho entre nosotros. Gente como Vaclav Smil ha explicado que las transiciones energéticas llevan muchísimo más tiempo de lo imaginado. La cuota de mercado del carbón en el consumo energético mundial no se alcanzó hasta mediados de siglo XX, y la demanda en número de toneladas siguió creciendo hasta el pico de 2015. Ivan Glasenberg, ex CEO de Glencore, se retiró hace unas semanas y justamente su última operación fue la compra de Cerrejón, una gran mina de carbón térmico en Colombia. BHP y AngloAmerican, presionadas por ESG, vendieron sus stakes en esta JV a Glencore por 600M. La empresa ha dicho que haría payback en menos de 2 años con estos precios. De hecho, AngloAmerican hizo spin-off del carbón sudafricano creando Thungela Resources ¡y se ha hecho +90% en un mes!

Cómo veis, son situaciones de puro value: sectores odiados, necesidad de hacer interpretaciones y ejercicios numéricos, aprovechar y buscar grandes descuentos en activos tangibles… Por cosas como esta un inversor que lleve un tiempo en el sector puede encontrar oportunidades muy interesantes que se complementen con la cartera más diversificada de una persona normal, no con la de un loco como yo.

 

Foto de Harrison Haines en Pexels

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados

Sigue leyendo más entradas similares en nuestro blog.

Alto

Una valoración para cada valorador

Medio

Value y growth ¿Conoces las diferencias?

Alto

Valoración de proyectos de criptomonedas

Alto

Valorando, que es gerundio

Se suele entender muy bien la parte de que debemos invertir siempre por debajo del valor intrínseco y no al revés. Más difícil es que se entienda a la primera lo que supone ese concepto de margen de seguridad, cómo se alcanza y lo que sucede (lo que te sucede a ti, inversor) cuando el mercado no muestra la más mínima deferencia por ti, que acabas de meter tu buen dinero en esa empresa.

Medio

El nuevo Occidente. ¿Una realidad sin raíces?

Anterior
Siguiente
Mini Cart 0

No tienes productos en tu carrito