Escuela austríaca
Básico

Escuela Austriaca: Una economía del hombre

Vale la pena conocerla a fondo, porque es una buena manera de conocernos.

El afán de control y de certezas del hombre temeroso pretendió convertir la economía en una ciencia exacta, árida y estática conformada por hombres-robot, modelos de equilibrio irreales, predicciones erróneas y abstracciones incomprensibles.

Los economistas austriacos nos ofrecen, por fortuna, una visión muy distinta, que saca la economía de las aulas universitarias y de las oficinas estadísticas, devolviéndola a la vida. No en vano, según afirma Ludwig Von Mises, estamos ante “la base misma de la civilización y de la propia existencia del hombre”.

La acción humana está en el centro de esta visión. El hombre, el empresario que actúa libremente con unos medios y unos fines variables, es la fuente, el verdadero creador de ese complejo entramado vivo y dinámico que llamamos economía. El proceso de coordinación en la economía no acaba, no puede acabar nunca, pues la acción humana, el pensamiento y la creatividad del empresario tampoco acaban, modificando de continuo las condiciones del mundo y provocando nuevas reacciones en los otros. Ese proceso dinámico, basado en el ahorro, la observación de la realidad, el pensamiento, la mejora de productividad y la competencia, conlleva la satisfacción de las necesidades nuevas por parte del empresario a cambio de un beneficio; genera un orden espontáneo y vivo, siempre en movimiento; y se traduce en un enriquecimiento y un impulso evolutivo sin fin en la sociedad, que se recoge en instituciones sociales de natural surgimiento. Toda esa información inmensa, cambiante y entretejida, no puede controlarla nadie ni estar sujeta a predicciones. Por ese motivo, la intervención estatal, basada en esa premisa falsa de control del conocimiento, provoca descoordinación y desajustes graves. La política monetaria intervencionista o la expansión crediticia sin respaldo y los consiguientes ciclos son ejemplos de estos errores derivados de la falta de conocimiento y de humildad.

Leyendo a los autores de la Escuela austriaca, nos encontramos ante una economía concreta y viva, una economía del hombre que nos contiene. Vale la pena conocerla a fondo, porque es una buena manera de conocernos y porque es el mejor camino para descubrir el entorno, el marco general donde se hacen realidad los proyectos empresariales objeto de nuestras inversiones.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados

Sigue leyendo más entradas similares en nuestro blog.

Básico

Menos, pero mejor, también para tus finanzas

¿Sabes qué tienen de especial los exprimidores de Braun? Que su diseño es el mismo que hace 50 años, pequeños retoques estéticos aparte. Su creador lo hizo siguiendo uno de los mandamientos del buen diseño: menos, pero mejor.

Básico

Cómo enfocar tu ahorro para que sea más efectivo

Básico

Los mandamientos del dinero

Los 9 mandamientos financieros que extraerán el máximo valor de cada euro ganado, ahorrado, gastado e invertido.

Alto

¿Inflación transitoria o persistente?

Durante este año 2021 se han multiplicado los debates entre economistas de todo el mundo sobre la inflación. Este artículo constará de dos partes: 1) vamos a repasar cómo han evolucionado esos debates y en qué punto nos encontramos ahora; 2) daré mi opinión sobre lo que nos deparará el año 2022. 

Alto

Incentivos al ahorro con los tipos en mínimos

Anterior
Siguiente
Mini Cart 0

No tienes productos en tu carrito