× CONÓCENOS FORMACIÓN EVENTOS BLOG LIBRERÍA PUBLICACIONES SIMPATIZANTES
Tomeu Ramón 27 May '19 · 4 minutos Cuentas de ahorro libres de impuestos ¡ya! Las cuentas ISA en el Reino Unido En un contexto en que las pensiones públicas futuras serán menos generosas que las presentes, es imperativa la creación de productos de inversión que proporcionen un incentivo fiscal real al ahorro a largo plazo.
España se caracteriza por ser uno de los países de Europa que más penaliza el ahorro a través de tipos impositivos implícitos superiores a la media de la UE (principalmente por el Impuesto de Patrimonio) mientras que grava por debajo de la media el consumo (IVA e impuestos especiales). De ello se desprende que nuestro sistema tributario es intrínsecamente antiahorro, incentivando a las personas al consumo presente frente al ahorro para la cobertura de futuras necesidades.

Y hay que recordar que, por desgracia, en nuestro país la tentación de todos los Gobiernos, cuando no les cuadran las cuentas públicas, es incrementar aún más los impuestos que afectan a las rentas del capital, castigando fiscalmente a los ahorradores. El motivo es que el desgaste, a nivel de protestas o rechazo social, es casi inapreciable para los políticos, porque el ahorrador no se suele movilizar como otros colectivos. Suele aceptar su suerte con resignación.

Ante un futuro de las pensiones cada vez más dudoso, el reto del envejecimiento de la población no sólo requiere una reforma del sistema público de pensiones, sino también una mayor implicación de todos, industria financiera e instituciones públicas, para que los ciudadanos centren sus esfuerzos en completar la pensión pública con los frutos derivados del ahorro privado. Por ello, en un contexto en el que todo indica que las pensiones públicas futuras serán menos generosas que las presentes, es imperativa la creación de productos de inversión adaptados a las necesidades futuras de los ciudadanos que proporcionen un incentivo fiscal real al ahorro a largo plazo.

En este sentido, todos los intentos que se han llevado a cabo en nuestro país para fomentar el ahorro a largo plazo hasta la fecha han resultado ser claramente insuficientes:
  • La reforma fiscal de 2015 de Rajoy puso encima de la mesa la creación del llamado «Plan Ahorro 5». Esta fórmula pretendía animar el ahorro a medio plazo eximiendo del pago de impuestos a cambio de «no tocarlo» en cinco años. Existe la posibilidad de rescate anticipado, pero perdiendo la exención de tributar. Sin embargo, ha acabado siendo un producto muy marginal por varios motivos. Por un lado, se limita enormemente la contratación de productos, lo que le resta atractivo al impedir el acceso a otros productos de mayor rentabilidad. Además, se fija un horizonte temporal obligatorio (cinco años), dejando a un lado la libertad del titular para acortar o prolongar la duración de su plan de ahorro. Por último, las cantidades anuales que se pueden aportar son relativamente limitadas (5.000 € anuales).
  • En un entorno eminentemente bancarizado como el español, donde el 90% de la distribución de productos de inversión se hace a través de entidades bancarias, los planes de pensiones no han demostrado ser una alternativa válida para la mayoría de los ahorradores. La baja rentabilidad que han ofrecido históricamente estos productos en gran medida por las altas comisiones que soportan, han provocado que en la práctica casi siempre el principal «beneficiario» de los planes acabe siendo el banco. Algunos intentos tímidos como la ligera rebaja en la comisión de gestión máxima o la posibilidad de rescatarlos a los 10 años no han mejorado sustancialmente su atractivo.
Dada la situación actual de los tipos de interés, que ni siquiera baten a la inflación (tipos de interés reales negativos), parece claro que la alternativa a largo plazo pasa por incrementar el componente de renta variable en las carteras de los ahorradores. Además, el incentivo fiscal al ahorro a largo plazo no debe focalizarse sólo en unos planes de pensiones que deben sufrir mejoras, sino extenderse a otros vehículos de inversión. En este sentido, algunos países de nuestro entorno ya han empezado a tomar medidas.

Uno de los países que han tomado la iniciativa es el Reino Unido, mediante de la creación de las cuentas ISA (Individual Savings Account). Veámoslas.

Las cuentas ISA son cuentas de ahorro individuales libres de impuestos para residentes en Reino Unido. Permiten aportar hasta 20.000 libras anuales (para 2019/20) sin tener que tributar por los rendimientos que se obtengan de dichas aportaciones durante todo el tiempo que se mantenga el dinero en ellas.

Existen varias tipologías de cuentas ISA:
  • ISA de efectivo (Cash ISA): cuenta de ahorro libre de impuestos.
  • ISA de finanzas innovadoras (Innovative Finance ISA)
  • ISA de acciones (Stocks & Shares ISA)
  • ISA de por vida (Lifetime ISA)
  • Junior ISA para menores de 18 años
Vamos a centrarnos en las tres últimas al ser las que más nos interesan:
  • Las cuentas ISA de acciones permiten invertir en bonos (corporativos o gubernamentales), acciones individuales y fondos de inversión con la ventaja fiscal de no tributar por los intereses, dividendos o ganancias patrimoniales que puedan derivarse de dichas inversiones. Las ganancias de ISA crecen libres de impuestos y se pueden retirar en cualquier momento por cualquier motivo sin impuestos ni multas (cumpliendo con las normas individuales del producto).
  • Las cuentas ISA de por vida permiten invertir hasta 4.000 libras bonificando el Estado el 25% de las aportaciones realizadas. Dicha bonificación se paga hasta los 50 años del titular y es abonada mensualmente. El traspaso de una ISA de por vida a una ISA diferente antes de los 60 años implicará tener que pagar una penalización por retiro anticipado del 25%.
  • Existe también una versión para niños de las cuentas ISA: las Junior ISA. Son una buena opción para aplicar las bondades del interés compuesto a los pequeños de la casa aprovechando su temprana edad. El límite de aportación anual para 2019/20 asciende a 4.368 libras y el dinero aportado no se podrá tocar hasta el cumplimiento de los 18 años. La titularidad de la cuenta es del menor, pero controlada por el apoderado hasta los 16 años.

La asignación de hasta 20.000 libras puede dividirse como se desee entre las distintas cuentas ISA. Además, tienen la ventaja de ser traspasables como sucede con los fondos de inversión en España.

Dado que estas cuentas son usadas como mecanismos de ahorro a largo plazo y gozan de una gran flexibilidad de reembolso desde el punto de vista fiscal, las familias invierten en ellas como complemento o solución alternativa a las pensiones individuales. Se estima que 3 de cada 4 libras en cuentas ISA se hallan invertidas a través de fondos de inversión.

Creo que todos coincidiremos en la gran noticia que supondría la creación de un producto de estas características en nuestro país. Invertir debe dejar de ser algo limitado a unos pocos para convertirse en algo percibido como una necesidad a ser incorporada en los presupuestos familiares de los españoles; necesidad entendida como desplazamiento de consumo presente a consumo futuro.

Pero no podemos obviar que tanto el problema de la cultura financiera como la visión cortoplacista de nuestros gobernantes actúan como frenos en el proceso de democratización de la inversión. Es fundamental que desde los estamentos públicos se estimule, y no se entorpezca el ahorro, que se promueva la cultura financiera de todos, pero especialmente de los jóvenes y de los colectivos más vulnerables, y que los políticos dejen de trasladar las posibles soluciones a las próximas generaciones, evitando la responsabilidad asociada a los problemas que, siendo de solución complicada y sin duda impopular, crecen cual bola de nieve por el mero transcurso del tiempo.


Photo by Heidi Sandstrom. on Unsplash



Temas relacionados

Valora y comparte la publicación.
Dando “values” a este post nos muestras qué artículos te gustan realmente
1
0

Comentarios