× CONÓCENOS EVENTOS LIBRERÍA BLOG CALCULADORAS FORMACIÓN
Pablo Yusta 10 Feb '18 · 4 minutos Mi aproximación a la Escuela Austriaca de Economía La economía como una consecuencia de millones de personas interactuando
Estudié un bachillerato de Ciencias: física, química, matemáticas, tecnología. Muchas fórmulas y ecuaciones, algunas más sencillas, otras más complejas, pero todas importantes en su campo. Gracias a ellas se han producido grandes avances, por ejemplo, la creación de la red que te permite leer esto, Internet.

Después decidí comenzar un grado en Economía y Finanzas, embarcándome en las Ciencias Sociales lo cual, a priori, pensaba me alejaría de tantos modelos matemáticos y se valorarían más los aspectos cualitativos. Actualmente estoy en el tercer curso y para mi sorpresa, hay un empeño mayúsculo en tratar de representar eso que llamamos “economía” mediante funciones matemáticas, como si de una Ciencia Exacta se tratase. Se debe al enfoque neoclásico, que establece distintas aproximaciones entre la física y la economía:


Esto me desconcertaba pues, en física las ecuaciones funcionan ya que se centran sobre objetos inanimados, elementos predecibles. Pero la economía es la consecuencia de millones de personas interactuando, por eso, los economistas neoclásicos para poder modelizarla recurren a multitud de suposiciones irreales: todos los agentes tienen un mismo comportamiento racional, la información de la que se dispone es total y gratuita, los bienes son homogéneos, existe libre entrada y salida de empresa, etc. 

Fue entonces cuando descubrí la Escuela Austriaca de Economía, que no trata de calcular cuál será el PIB del año que viene, ni el nivel de inflación, ni cuándo subirán los tipos de interés. Simplemente intentan identificar los patrones de comportamiento de esos actores que conforman el mercado, entendiendo así la situación presente y pudiendo prevenir las futuras. Consideraba que esto tenía una lógica aplastante, por lo que continué indagando hasta llegar a Carl Menger y su explicación sobre la Teoría del valor Subjetivo. Menger explica que el valor de un bien no depende tan solo de lo que cueste fabricarlo; sino también de cómo lo valoren los consumidores y de cuánto estén dispuestos a pagar. Por ejemplo, ¿por qué un vuelo a Punta Cana es mucho más caro en agosto que en noviembre?  Los costes del vuelo para la aerolínea son los mismos (gasolina, tasas. sueldo de la tripulación), la diferencia principal es que en noviembre estamos trabajando y en verano estamos de vacaciones. El precio del vuelo también puede verse influido por otros muchos factores que no podemos controlar: se celebra una convención en ese país, hay un festival de música, una película pone de moda ese lugar, etc...

Durante mis estudios en la Universidad, lo único que sabía de la Escuela Austriaca era que defendían el liberalismo, pero ¿cómo llegamos hasta él?  Ludwig Von Mises formuló su teoría sobre la imposibilidad del socialismo: imaginaba una sociedad con una economía planificada, en la que el Estado debiera conocer el valor exacto de todos los bienes para poder fijarlos de una manera eficiente. Volviendo al ejemplo anterior, fijarían en 50€ los vuelos de noviembre y en agosto costarían 100€. Sin embargo, puede no resultar eficiente, pues el valor depende de infinitos factores y de las propias decisiones espontáneas de los consumidores. Por ejemplo, si en noviembre Mark Knopfler organiza un concierto en Punta Cana, provocará que se agoten todos los billetes. Para Mises sólo las empresas actuando libremente eran capaces de satisfacer las cambiantes demandas de bienes y servicios, pues se especializan en asuntos mucho más concretos, por ejemplo, si una empresa se dedica exclusivamente al transporte de gente a conciertos de Mark Knopfler, podría satisfacer la demanda generada y así resolver el problema. Esto se puede extrapolar a todas las empresas, ya que cada una tiene su propio “nicho de mercado”. 

En la actualidad, la mayoría de gobiernos no controlan los precios. Pero tienen un mecanismo muy poderoso para controlar la economía: los tipos de interés. Los economistas de la escuela austriaca se posicionan en contra del intervencionismo de los Estados, Friedrich Hayek, el alumno más brillante de Mises, indica en su visión sobre la Teoría del Ciclo: al bajar los tipos de interés, poniendo más billetes en circulación, se producirá un crecimiento desmesurado en el consumo y la producción que desembocará en una recesión por los excesos cometidos. Decidir qué tipo de política monetaria hay que aplicar es muy complejo, por eso, les invito a que investiguen y lean para conocer las ventajas y desventajas de cada opción.

En resumen, la economía se compone del comportamiento de millones de individuos, de decisiones más o menos racionales, de órdenes espontáneos, en definitiva, de la ACCIÓN HUMANA. Por eso a lo largo de la historia han surgido diferentes enfoques que han originado la creación de multitud de escuelas de pensamiento económico. En el campo de la física no existe la Escuela de Chicago o la Escuela neoliberal, pues hay razonamientos que todos consideramos verdaderos. El objetivo es seguir aprendiendo, espero vuestros comentarios, cualquier aportación, tanto si trata sobre este enfoque austriaco como si trata de una ideología totalmente opuesta. Gracias por la lectura.



Temas relacionados

Valora y comparte la publicación.
Dando “values” a este post nos muestras qué artículos te gustan realmente
11
0

Comentarios