Ahorro e inversión
Medio

​​Invertir por dividendos​

El origen de la idea 

Hay ideas poderosas que te cambian la vida. Y no es una frase hecha, hablo de ideas que te moldean la forma de pensar y de ver el futuro. Pues bien, invertir es una de ellas.  

Siempre fui ahorradora, yo era la niña que se volvía de la excursión del cole con las 500 pesetas que le habían dado porque no había encontrado nada que le gustara lo suficiente como para comprarlo. ¿Y si en la siguiente parada que haga el autobús hay algo que me guste más que esto? Era mi pensamiento cada vez que veía un objeto candidato para gastar mi moneda. 

Esto se fue atemperando con la edad y ahora no tengo problemas en gastar dinero en mis aficiones o irme de vacaciones. Eso sí, el valor del ahorro siempre ha estado ahí y eso hizo que acabara juntando una buena cantidad de dinero en mi cuenta corriente.  

¿Qué debemos hacer con este dinero? Eso nos preguntábamos mi marido y yo. «El dinero llama al dinero». Pero eso… ¿cómo va?  

Un amigo nos dio una posible respuesta, nos habló de Gregorio Hernández, su foro y sus libros. Tras devorar un par de ellos el camino a seguir estaba claro: la inversión por dividendos era lo que encajaba con nuestra forma de ver la inversión… y el futuro. 

 

Los inicios invirtiendo 

El principio fue muy intenso. Me pasaba horas y horas leyendo sobre el tema y quería hablar sobre dividendos con todo el que se cruzaba en mi camino.  

Llegaron las primeras compras: Bayer, Allianz, Mapfre, Telefónica. Hoy no compraría ninguna de ellas por distintos motivos, pero esto es un camino de aprendizaje.  

Y llegó el Excel de control. Para mi mente siempre ávida de orden y estructura esto es imprescindible. El nuestro tiene las siguientes pestañas: 

 

 

Esta es la versión actual de un archivo creado hace años. Algunas pestañas han desaparecido, otras se han ido añadiendo. Cada cual debe plantearse qué quiere ver aquí, qué considera importante. 

Quizá alguien está pensando que esto se puede ver en la web del bróker. Sin embargo, creo que los reportes que ofrece no ganan a la simplicidad de una hoja de cálculo, y además en ésta se pueden crear gráficos y tablas dinámicas.  

En cuanto a qué incluir en cada pestaña, debería ser aquello que queramos consultar en un futuro. En mi caso, este es el aspecto de la pestaña Compras: 

 

 

 

Otra razón para incluir una columna es que ésta nos ayude a crear la tabla dinámica correspondiente. Es lo que sucede en el ejemplo de arriba con la columna llamada «¿En cartera ahora?». 

La pestaña incluye también las compras de empresas que fueron posteriormente vendidas. Sin embargo, cuando voy a los gráficos y tablas de mi cartera realizados en base a esta información, no quiero ver lo referente a empresas que ya no están.  

La columna en cuestión me ayuda a eso, ya que me permite introducir un filtro en las tablas para que muestren solo empresas que tienen el valor «Sí» en esa columna.  

Ocurre lo mismo con la pestaña Dividendos: 

 

 

Por si pueden servir de cara a crear las vuestras, las gráficas y tablas dinámicas que he creado son: 

Sobre la cartera: 

  • Tabla con empresas incluyendo número de acciones, total € invertidos y el porcentaje que cada una representa sobre el total invertido. Esta tabla incluye un filtro para ver datos referentes solo a ciertos países/mercados: 

 

 

  • Tabla con países/mercados incluyendo total de € invertidos en cada uno y el porcentaje que cada uno representa en el total. 
  • Gráfico de quesitos de mercados. 
  • Gráfico de quesitos de empresas. 

 

Sobre los dividendos: 

  • Tabla con lista de empresas y total cobrado de cada una (acumulado). 
  • Tabla con lista de meses en las filas y de años en columnas, mostrando cuánto se cobró en neto por cada mes y año: 

 

 

¿Y cómo sabía qué empresas comprar? 

Es importante formarse lo suficiente como para poder tomar estas decisiones por uno mismo; bien sea haciendo nuestros propios análisis, siendo capaces de entender los que (muy generosamente) comparten otros inversores o una combinación de las dos. 

Aquí van algunos recursos que pueden ser de utilidad: 

Libro Cómo invertir en Bolsa a largo plazo partiendo de cero de Gregorio Hernández: en esta obra se dedican sendos capítulos a cómo saber en qué sectores y en qué empresas invertir.  

Apartado de formación de la web www.eldividendo.com de Gorka González, donde explica conceptos relacionados con los estados financieros de una empresa, entre otras cosas. 

Guía de conceptos creada por Dividend Street. 

Curso de finanzas para no financieros del profesor Xavier Puig en YouTube. 

Curso de fundamentos de inversión por dividendos impartido por los integrantes del podcast Héroes del Dividendo (entre los que me incluyo). 

 

Velocidad de crucero 

A medida que fue pasando el tiempo me fui calmando y ya no sentía impulsos de hablarle a todo el mundo sobre dividendos.  

El hecho de que desaparezca esa emoción del principio no ha de modificar las firmes ideas que te empujan a invertir ni la fuerza de voluntad que te permite llevar un correcto seguimiento de la cartera. 

Y ese «correcto» depende de la persona: para mí significa mantener actualizado mi hoja de cálculo con las compras, dividendos y ventas (pocas) y estar al día de los acontecimientos más relevantes de las empresas que llevo en cartera, incluidos sus resultados. Seguir a la gente correcta y formar parte de una comunidad de inversores ayuda muchísimo a este respecto. 

Los foros de www.invertirenbolsa.info y www.cazadividendos.com están centrados en la inversión por dividendos, pero hay otros más generalistas como el de www.qualityandalpha.com o foro.masdividendos.com. 

Twitter también es un buen lugar donde estar al tanto de lo que pasa y conocer a otros inversores, y con tiempo y paciencia se puede formar una buena comunidad. 

Y a partir de aquí la consigna es seguir caminando. Ir incorporando empresas a la cartera, ampliando las posiciones en las que ya tenemos o vendiéndolas cuando toman un rumbo que no nos gusta.  

Aunque sé que no todo el mundo está de acuerdo, para mí es importante la constancia en mantener la hoja de cálculo actualizada con los movimientos y dividendos recibidos. Me ayuda a tener sensación de control.  

Y también considero recomendable tener un método y ceñirse a él. En mi caso, al final de cada mes añado los dividendos a percibir al mes siguiente. Relleno todas las columnas de la pestaña excepto la llamada Importe neto €. Ésa la relleno una vez que he visto el reporte del bróker indicando que el dividendo fue ingresado en mi cuenta.  

Para muchos esto puede ser tedioso, a mí me encanta. Ver los dividendos crecer año a año me parece muy motivador y es para mí una muestra de lo que hemos alcanzado. 

Esto me lleva al último punto: 

 

La mentalidad adecuada 

En el apartado donde hablaba de mis inicios mencioné que pasaba mucho tiempo leyendo sobre inversión, que quería hablar de ello con todo el mundo… esa «intensidad» en mí no podía durar. Me ocupaba demasiado tiempo y espacio mental. 

Y la clave está en qué actitud tomamos a partir de aquí. 

Una puede ser la decepción: me ilusioné mucho al principio, pero al final esa ilusión se vino abajo; esto es mucho más lento de lo que yo pensaba y en el último mes no he ingresado más que 13 € en dividendos. 

La otra alternativa es la mentalidad de carrera de fondo, de largo plazo. Para esto es muy importante lo que mencioné más arriba de la comunidad. Encontrar gente que está en el mismo camino y apoyarse mutuamente. 

Los logros «intermedios» también ayudan: los primeros 100 € ingresados de dividendos, el porcentaje de crecimiento de un pago a otro, etc.   

Por otro lado, cuando hablamos de mentalidad también es importante no dejarnos llevar por la cantidad de información que recibimos todos los días. Por ejemplo, hace unos meses la acción de Gamestop se disparó. Yo me alegré por la gente que ganó dinero con ello, pero no entré, porque «que está subiendo mucho» no es razón suficiente. No es mi estrategia. 

Y con esto no digo que uno haya de cerrarse a cualquier otra manera de invertir, pero si queremos llegar a tener una renta sustancial de dividendos tenemos que dedicar una parte significativa de nuestro (limitado) capital a ello.  

 

Conclusión 

Toda forma de invertir tiene sus pros y sus contras y los dividendos no son una excepción. 

En función de nuestros objetivos y preferencias tenderemos a valorar más unas u otras, y elegiremos aquella estrategia cuyas ventajas pesen más. 

Lo importante es que seamos conscientes de que debemos hacer esa elección, que entendamos que es crucial emprender las acciones necesarias para empezar a construir nuestro patrimonio a futuro. 

Porque si hay una cosa que podemos tener segura, es que el futuro siempre llega. 

 

Foto de Diogo Cacito

Compartir:

Artículos relacionados

Sigue leyendo más entradas similares en nuestro blog.

Básico

La importancia de ahorrar pronto

Medio

Las cuentas remuneradas: una opción en auge debido al contexto económico actual

Básico

​​Los cuatro cuadrantes de Kiyosaki​

Básico

​​5 principios para una vida sencilla que te acercará a la Libertad Financiera​

Medio

​​Economía de la longevidad. Planificación financiera para vidas más largas​

Anterior
Siguiente

Suscríbete

Puedes ejercer tus derechos en lo relativo a la protección de tus datos escribiéndonos a protecciondedatosvalueschool@valueschool.es.

Política de Privacidad

Suscríbete

    Información

    Value School pertenece a Santa Comba Gestión SL, holding familiar aglutinador de proyectos que fomenta la libertad de la persona desde el conocimiento.

    Más información en la web corporativa del grupo Santa Comba:
    www.santacombagestion.com

    Contacto

    Paseo de la Castellana 53, planta 2, 28046 Madrid
    info@valueschool.es

    0
    0
    Tu Pedido
    Su pedido esta vacioVolver a la tienda

    Solicita información

    Solicita información

      Solicita información

        Solicita información