× CONÓCENOS FORMACIÓN EVENTOS BLOG LIBRERÍA PUBLICACIONES SIMPATIZANTES
Miguel de Juan 17 Sep '20 · 8 minutos TESLA über alles? ¿Es Tesla una mala empresa? No, rotundamente no. De hecho, es lo contrario, una empresa impresionante y con un desarrollo fabuloso.

As with the current ubiquity of ridesharing traffic today, the demand for robotaxis may be so high that entry-level Model 3s become the majority of cars on the street.

The Tesla Bombshell almost nobody is talking about
Hans van de Bruggen- April 30, 2019


Tengo amigos que están invertidos en Tesla y otros no, aprecio y respeto a todos ellos y mis planteamientos no van contra ninguno de ellos. Insisto, creo que es conveniente que a la hora de dar nuestro punto de vista sobre determinadas tesis de inversión (¡qué grande y enorme me parece siempre la palabra «tesis» aplicada a lo que sólo es una idea de invertir nuestro dinero!) tengamos en cuenta que sólo es un punto de vista sobre una determinada empresa, nada más… no hay polémicas personales en ello. Quien quiera invertir que lo haga y quien no, lo mismo.

Pero sí estoy de acuerdo con aquellos que opinan que para dar una opinión sobre el valor de un determinado activo, en este caso una empresa, es necesario haberla analizado antes. No todos los análisis son iguales, desde luego, no todas las estimaciones son equivalentes, los riesgos que uno ve otro los puede despreciar o asumir como nimios con todo derecho a ello, pues la valoración, nos guste o no, es subjetiva… Pero también (y contrariamente a la teoría subjetiva del valor austríaca y, en cambio, con el parecer de la idea del valor de nuestros escolásticos de Salamanca) ha de tener en cuenta determinados datos objetivos. Mi subjetividad puede hacerme pensar que una empresa que históricamente sólo ha crecido a ritmos del 2% anual empiece a hacerlo a ritmos del 30% anual porque sí… Podrá ser subjetivo pero parece una estimación difícil de sostener basándonos en los datos objetivos que tenemos.

Advierto desde ya que la intención con este artículo de opinión no es hacer un análisis sobre una u otra compañía, aunque sí incorporaré un breve resumen para que se entienda mi postura. La intención no es hacer el trabajo a los demás, sino enseñar qué forma de razonamiento subyace a una decisión de invertir o de no hacerlo en una determinada empresa. Así que, por supuesto, nadie vea en estas líneas una indicación de inversión o no en ningún sentido.

Sé que las conclusiones a las que llegaré no serán compartidas por muchos lectores, pero no se trata de ello; no se pretende convencer al lector de que «mi decisión u opinión es la válida o la acertada». Insisto, en el mundo de la inversión value la valoración no puede menos que ser subjetiva en un grado importante. Lo que para otros es un chollo, para otros puede no serlo. Y ambos pueden tener razón en rechazar o aceptar cualquiera de las posturas. Lo principal es entender qué ha llevado a tomar una decisión y no otra.

Bien. Si os fijáis, la cita del inicio es realmente impactante. La he incluido porque gran parte del rechazo hacia esta empresa «como inversión» viene de este tipo de aseveraciones: «la mayoría de los vehículos que circularán en el futuro serán Tesla». Y la imagen que se tiende a dar de la compañía es que, por un lado los que están en contra de invertir en ella no tienen ni idea detrás de lo que andan, en un desprecio insultante increíble, por otro, como indica la cita, en que (esto sé que es una caricatura, pero entended que en gran parte es una caricatura generada por aseveraciones de ese estilo) en el futuro no habrá más vehículos que Tesla y los demás o están a punto de quebrar o van tan por detrás que Tesla sólo puede ir ganando cuota de mercado de manera ininterrumpida. Repito, sé que es una visión caricaturesca de la posición real de los inversores en Tesla, pero repito, entended que gran parte de esta caricatura se forma por ese tipo de mensajes o algunas actitudes más o menos chulescas, más o menos idiotas del genio que es, para otras cosas, Elon Musk.

¿Es Tesla una mala empresa? No, rotundamente no. De hecho, es lo contrario, una empresa impresionante y con un desarrollo fabuloso. Y no estoy hablando del precio de cotización, que ese será el último problema que habremos de plantearnos. La empresa en sí es una gozada. Ha reformulado el sector del automóvil dando un paso de gigante hacia el vehículo eléctrico como estándar para la industria, lo ha hecho con una tecnología espectacular y con una imagen de marca que ha conseguido un enorme club de fans. Y no solo eso, desde luego, su otra división de energía (Powerwall, Powerpack y Megapack) también está diseñada con vistas a triunfar. No hablaré de los otros proyectos de Elon, espacial o Hyperloop (este ya existía como proyecto a finales de los 70 si no recuerdo mal por una enciclopedia que entonces leía en su tomo sobre el …futuro).

La inversión en tecnología y en mejorar la ya existente es asombrosa y digna de elogio. El complementar el concepto de empresa con baterías que duran bastante más que la vida media del vehículo, la inclusión del hardware para la conducción automática en prácticamente todos los vehículos que han fabricado (sólo faltan los primeros construidos), el aprovechar la venta de los créditos medioambientales para generar un ingreso extra al venderlos a otros fabricantes que aún mantienen segmentos de combustión interna para obtener financiación extra para la construcción de nuevas Gigafactorías (Shangai, Berlín…), todo ello, insisto, está muy bien planteado y muestra que la empresa se ha empeñado en hacer las cosas bien… Rectifico, en hacer muchas cosas y hacerlas muy bien. De hecho, el asunto del Autopilot es uno de los que, realmente, mejor ha hecho.


El Autopilot salva vidas. Sólo por ello, cualquier esfuerzo en este sentido de incrementar la seguridad vial gracias a la conducción automática merece el aplauso.

La división de energía tampoco es ninguna tontería. No solamente su oferta es de gran calidad, sino que además cuenta con un mercado potencial importante sólo en Estados Unidos y mayor en el resto del mundo, como es obvio.

2


Desde luego, en ningún ámbito es una empresa sin competencia. Su competencia existe, tanto por generalistas como por especialistas, y ello supone que no todo será de color rosa. Sé que, en estos momentos, los más convencidos saltarán diciendo que Tesla va muchos años por delante de la competencia, que su calidad es insuperable, que su tecnología no tiene rival, y hoy por hoy tienen razón en ello. Pero esa no es toda la verdad. La verdad es que, en muchísimas ocasiones, ser el de mayor calidad, el de mejor tecnología no es un seguro de nada. La calidad del sonido, para los sibaritas, que yo no lo soy, de los discos de vinilo es insuperable por cualquiera de los nuevos soportes… Y estos han desbancado a aquellos que han quedado para coleccionistas y mitómanos que disfrutan y aprecian al viejo vinilo. El sistema de video Beta era de mejor calidad que el VHS y se impuso este; el Mac era muchísimo mejor sistema que Windows pero fue este quien se llevó el gato al agua, y así todo. Recordad que no estoy negando lo fabulosa que es Tesla y los productos que ofrece, sino recordándoos que eso sólo no es suficiente.

Pero vayamos al meollo de la cuestión. Tesla hace muy buenos coches y son muy bien valorados por sus usuarios. Ahora mismo están en el proceso de vender que los coches de Tesla no son coches, sino que, más bien, son smartphones con ruedas. Vale, no tengo ningún problema en que les denominen como quieran. Básicamente, lo que se pretende indicar con ello es la enorme importancia de la tecnología (no sólo hardware, sino también software y datos) que está incorporada en el vehículo y en la forma de diseñarlo, pensarlo y venderlo.

Veamos la siguiente gráfica sobre las ventas históricas de Tesla (Fuente: Statista).


3


Como vemos, la evolución de venta de sus vehículos se ha ido incrementando con el tiempo al entrar en funcionamiento las diferentes Gigafactorías y los nuevos modelos (en especial el más popular hasta la fecha, el Model 3). Veamos ahora otras gráficas de ventas históricas en tres diferentes mercados: EEUU, Europa y China (este último de los veinte principales vendedores de vehículos eléctricos)… 

4


5


6


7


Aunque esta tabla de los vehículos eléctricos más vendidos en China no tiene muy buena calidad, os resumo que entre esos veinte más vendidos NO está Tesla. Por supuesto que, en ningún caso, esto supone que no vaya a estarlo o que cualquiera de esos vehículos eléctricos chinos sea mejor que el comparable de Tesla, no lo creo ni por asomo. Pero como hemos indicado antes, que uno sea el mejor no significa que vaya a ser el que más venda. Respecto a las tablas de ventas anuales tanto en EE.UU. como en Europa, la columna de cuota de mercado es respecto a todo el sector automovilístico y, como vemos, aun siendo creciente (y se seguirá incrementando al incrementar Tesla la producción y venta) representa todavía una cifra pequeña…

En